Los patios de la Marquesa / La Fragua


Mare mía… ¡cómo nos lo pasaríamos de bien para que siga acordándome de esta cena dos meses después! Sí, fue digna de la entrada con la que voy a romper el barbecho en el que lleva el blog desde hace unos meses debido fundamentalmente a boda, viaje de novios y mudanza a tierras centroeuropeas -vamos, que tengo excusa-.

Después de varios años sin ver a Victoria, me la encontré con su novio, Sixto, en la boda de otra amiga del colegio. Nos lo pasamos muy bien poniéndonos al día, así que decidimos quedar a cenar tranquilamente. Además de Vixto -hoy estoy pletórica y se me ha ocurrido esta mezcla parecida a “Brangelina”-, se apuntó Cristina. La noche prometía. Y cumplió. Pero también es cierto que fue más por la compañía que por la comida.

Dejé la elección del restaurante en manos de Vixto, que optaron por Los patios de la Marquesa, un concepto muy parecido al del Mercado Victoria: edificio con varios puestos de comidas diferentes y unos patios donde sentarte a disfrutar lo que has pedido. La diferencia está sobre todo en el edificio: este podría molar mucho más. Digo “podría”, porque a una gran casa de patios en plena judería cordobesa no se le ha sacado ni la mitad del partido que tiene. La decoración es francamente lo peor de este lugar: la entrada es bonita, clásica e imponente; da a un patio que está razonablemente bien, con las típicas macetas de geranios, pero iluminado con una luz verde de puticlub postmoderno que rompe la magia. Y lo que termina de machacarte el ánimo es el segundo patio, que parece un comedero como otro cualquiera, con sillas de plástico y puesto sin ninguna gracia. Una pena. En la foto podéis observar como va empeorando todo desde la calle y la entrada (estupendas), al pasillo (bastante bueno), y al primer (aceptable) y  segundo patio (con el que se te cae el alma a los pies).

la foto 1 (1)

Decoración.

Un problema añadido es que el primer patio es bastante pequeño, por lo que prácticamente te ves obligado a terminar en el segundo. Nosotros optamos por tomarnos en éste una caña mientras esperábamos a conseguir sitio en el primero.

Como podéis suponer, no había carta, porque hay muchos puestos de comida (tostas, mexicana, pizzas, salmorejos, quesos…). Nos dispersamos para pedir platos en los diferentes puestos y al final terminamos con una mezcla bastante aparente. Eso sí, no me preguntéis por precios, porque ha pasado mucho tiempo y me bailan que da gusto. Compensaré esta carencia con unas fotazos estupendas que hizo Victoria, que es una fotógrafa estupenda y con cuyas fotos cualquier plato resulta apetecible. Lo malo es que pone en evidencia lo mala que soy yo con el objetivo. :-S

Para abrir boca, pedimos jamón, que estaba bueno, pero le faltaba mucho para llegar al nivel de Navalpedroche.

Jamón

Jamón

También pedimos unos rollitos de pollo y queso a los que le sobraba algo de grasa, pero no estaban mal cuando los comías calientes (como estábamos tan entretenidos charlando, los últimos se nos enfriaron). No estaban bañados en chocolate, sino en -demasiada- crema vinagre de módena.

Rollitos de pollo y queso.

Rollitos de pollo y queso.

Y habiendo un puesto de quesos y no estando Edu -a quien no le gustan nada-, ¿cómo rechazar un plato de este manjar? Vixto eligieron uno bastante curado sin llegar a ser seco y de un sabor intenso fantástico. No me acuerdo de cómo se llamaba, pero fue el mejor alimento de la noche. Me contaron que se dejaron aconsejar por la chica que les atendió. Y eso es lo que os recomiendo que hagáis.

Queso. Lo más recomendable.

Queso. Lo más recomendable.

Estando en Córdoba no podía faltar el salmorejo. Pedimos uno de remolacha (el oscuro) y otro de calabaza (el claro). Curiosamente, el de remolacha estaba mejor y más sabroso. Pero tengo que admitir que no me gusta innovar demasiado en este campo, y el salmorejo con tomate de toda la vida es el que me pierde como a Blesa las tarjetas de Cajamadrid.

Salmorejo de remolacha (izquierda) y calabaza (derecha).

Salmorejo de remolacha (izquierda) y calabaza (derecha).

Pedimos algo más pero, sinceramente, no me acuerdo qué. Además terminamos con un par de postres que no estaban muy allá.

Y, aunque no las probamos, he leído que aquí las tostas y las pizzas son para quitarte el sombrero. Habrá que probarlos la próxima vez.

Regamos la cena con bastante cerveza, vino blanco y tinto (de la vinoteca, donde son muy simpáticos, aunque caros) y agua.

El ambiente curioso. Agradable y tranquilo y mucho menos turístico de lo que cabría esperar estando en una zona de Córdoba donde el 80% de la gente está de paso.

El servicio inexistente, como ya supondréis. La gente que atendía en los puestos era agradable. Y hay un chico la mar de entusiasta y agradable que te recibe en la puerta y explica cómo funciona y donde está todo, aunque sus explicaciones se hacen algo pesadas por largas e innecesarias.

Del precio no puedo deciros nada concreto, porque ha pasado bastante tiempo y porque fuimos pagando cada uno en un puesto. Pero creo que salimos en torno a 25€/barba. No está mal, pero en Córdoba encuentras sitios mejores en los que comer por ese precio.

En resumen: lo mejor de este local es su ubicación, en plena judería cordobesa, lo que hace que por la noche cobre un encanto especial. Una pena que entre semana esté abierto únicamente hasta las 12 de la noche (eso sí, los findes hasta las 2 de la mañana).El portal vale mucho más que la decoración interior, que deja bastante que desear. Comida variada que no brilla para bien ni para mal, y ambiente tranquilo y agradable. Pero algo carete para los precios cordobeses (el turismo nos está machacando, señores). Otra cosa agradable es que montan bastantes eventos, como conciertos, clases de cocina… ¡sólo por eso merece ser visitado!

No tienen tarjeta, por lo que no me puedo despedir con ella. Pero os recomiendo que visitéis su página de Facebook, donde tienen toda la información de contactos y eventos.

Aquí os dejo el teléfono (+34 653 52 41 93) y la dirección (C/ Manríquez 4, Córdoba).

Y no puedo quedarme sin hablaros de LA FRAGUA. La ubicación y los horarios tempraneros de Los patios de la Marquesa  nos hicieron terminar la noche allí contando chistes y casi muriendo de risa. Volveré, porque como la comida sea la mitad de buena que los gin tonics, voy a gosssarlo (leer esta última palabra con acento sudamericano). Eso sí, quemaban allí un incienso muy fuerte que me mareó bastante.

La Fragua. Volveré.

La Fragua. Volveré.

Fantásticos gin tonics.

Fantásticos gin tonics.

Y con esto y un bizcocho…

¡¡¡Sed buenos y felices!!! Y volved a leerme, que lo pasaréis bien  😉



Categorías:Córdoba, Cor-15-25€, RESTAURANTES POR ZONA Y PRECIO

4 respuestas

  1. Echaremos de menos tus ácidos comentarios sobre los rincones de la tierra, habrá que hacer una lista de los nuevos hallazgos para cuando vengáis de visita 😉

  2. Hola Ingrid!!!! en primer lugar Enhorabuena!!!! Te deseo que seáis muy felices…..y que sigas compartiendo con tus fieles seguidores nuevos sitios y nuevas cenas, aunque sea de vez en cuando. Me ha gustado mucho tu repentina aparición. Y sin duda comparto toda la razón contigo de Los Patios de la Marquesa, una pena, pero sin duda…..te recomiendo 200% La Fragua!!! Siempre que viene alguien de fuera a visitar la ciudad se la recomiendo. Buena comida, buen ambiente, y sitio con mucho embrujo por la noche.
    Un besazo y hasta muy pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

tiroalplato

Acertar donde comer

¡A tomar por mundo!

La vuelta al mundo low cost

Te Veo en Madrid

Blog con recomendaciones para salir en Madrid - Restaurantes, Moda, Ambientes con Encanto & Mucho Más ...

El cuaderno de Rachel.

RESTAURANTES,VIAJES,TIENDAS.

A %d blogueros les gusta esto: