Puerto Lagasca


¡Por fin llegó la hora de conocer este restaurante! Tenía ganas de comer aquí desde que el verano pasado, cuando mi amiga Ángela me lo recomendó. Pero al final, entre unas cosas y otras, ha pasado casi un año hasta que lo he conseguido. Y no pasará tanto tiempo hasta la próxima vez. Me ha encantado.

Lo cierto es que lo tenía fichado antes de que Ángela me hablara de él, pero la palabra “puerto” en Madrid suele ser sinónimo de “caro”, así que ni me había parado a ver la carta. Y cuando mi amiga me habló de él, me la estudié con algo más de atención y ví que era muy justa. Ahora os voy a contar mi experiencia.

Para empezar, la ubicación del local, en pleno barrio de Salamanca,  me viene de perlas. La entrada no llama demasiado la atención, ni para bien ni para mal.

Entrada. Muy normal. Doorway. Eingang.

Entrada. Muy normal.
Doorway.
Eingang.

Una vez dentro, lo primero que encontramos es la zona de la barra, con unas cuantas mesitas para tomar tapas. Me pareció de lo más agradable.

Zona de la barra. De lo más agradable para unas tapas. The bar area. Very nice for tapas. Die Bar. Sehr schön für Tapas.

Zona de la barra. De lo más agradable para unas tapas.
The bar area. Very nice for tapas.
Die Bar. Sehr schön für Tapas.

Pasando al restaurante, te encuentras con la pequeña bodega puesta a la vista de todo el mundo y que me pareció una monería.

Bodeguita de camino a las mesas. Litle wine cellar on the way to the tables. Kleines Weinkeller.

Bodeguita de camino a las mesas.
Small wine cellar on the way to the tables.
Kleines Weinkeller.

El restaurante está decorado de forma clásica, y lo que me gustó es el toque fresco de vegetación que le da una enredadera (aunque ahora que lo pienso, puede que sea de plástico… pero bueno, queda muy bien).

Restaurante clásico con un toque verde. Classic restaurant with a green touch. Klassisches Restaurant mit einem grünen Hauch.

Restaurante clásico con un toque verde.
Classic restaurant with a green touch.
Klassisches Restaurant mit einem grünen Hauch.

Cuando nos sentamos, empezamos a estudiar la carta, con platos sencillos y conocidos, y todos muy apetecibles. Además, un puntazo que tiene “Puerto Lagasca” es que tiene medias raciones. Me encanta, porque eso te permite probar más que si tienes que pedirlas enteras. Al final, por indecisión pura y dura, decidimos hacer caso al camarero en lo que a platos y raciones se refiere.

Carta sencilla y sin tonterías, muy apetecible. Simple and enjoyable menu. Einfach Menü, ohne Unsinne, und sehr genießbar.

Carta sencilla y sin tonterías, muy apetecible.
Simple and enjoyable menu.
Einfach Menü, ohne Unsinne, und sehr genießbar.

Al final optamos por pedir una ración de burrata con tomate en diferentes versiones (no podíamos media, pues este queso no se puede partir sin que sufra daños). Nos gustó mucho: el queso estaba buenísimo, con un centro cremoso que era una delicia sólo mirarlo. Iba acompañado por tomates verdes cortados muy finitos con un poco de sal y por tomates rojos que -posiblemente- estaban confitados. Plato altamente recomendable.

Burrata. Deliciosa. Burrata. Delicious. Burrata. So lecker.

Burrata. Deliciosa.
Burrata. Delicious.
Burrata. So lecker.

Lo siguiente en caer fue un revuelto de chanquetes con pimientos y huevo. Los chanquetes estaban fenomenalmente fritos, con ese necesario puntito crujiente que hace que me encante. Eso sí, no se pueden comparar -porque salen perdiendo, claro- con los que te tomas en Sanlucar de Barrameda en la desembocadura del Guadalquivir; pero eran fantásticos para ser de la capital. Además, yo tenía miedo de que el pimiento tapase el sabor de los chanquetes y tengo que reconocer que estaba en la cantidad justa. Un plato estupendo.

Revuelto de chanquetes con pimientos y huevo. Buenísimos. Whitebait with peppers and egg. Terrific. Weißfisch mit Paprika und Ei. Einfach super.

Revuelto de chanquetes con pimientos y huevo. Buenísimos.
Whitebait with peppers and egg. Terrific.
Weißfisch mit Paprika und Ei. Einfach super.

Y terminamos con el plato más mediocre -y eso que era el que más me apetecía-, el risotto de carabineros y setas de temporada. No estaba nada malo, que conste, pero soy muy de arroces, y aunque este se dejaba comer, no se puede comparar -es verdad que tampoco en precios- con el de St. James (sitio sobre el que tarde o temprano haré una entrada), el del Garbí o el que nos tomamos en El Barril de Recoletos. Los carabineros eran pequeños y casi parecían gambas rojas de Denia.

Risotto de setas y -pequeños- carabineros. Fungi risotto. Pilz-Risotto.

Risotto de setas y -pequeños- carabineros.
Fungi risotto.
Pilz-Risotto.

Y con esto estábamos casi a punto de reventar. Por eso decidimos pedirnos unos vinitos dulces de postre. Edu eligió un Pedro Ximénez (nunca me cansaré de decirlo: se pronuncia “Jiménez”) y yo un moscatel Ochoa. Aquí los tenéis.

Vinos dulces: moscatel Ochoa y Pedro Ximénez. Sweet wines: Ochoa Moscatel and Pedro Ximénez. Süßweine: Ochoa Moscatel und Pedro Ximénez.

Vinos dulces: moscatel Ochoa y Pedro Ximénez.
Sweet wines: Ochoa moscatel and Pedro Ximénez.
Süßweine: Ochoa Moscatel und Pedro Ximénez.

Durante la cena bebimos agua y un Marqués de Riscal. Me gustó mucho lo frío que estaba el vino. Así da gusto.

Vino blanco muy frío. Una delicia. Chilled white wine. A delight. Gekühlt Weißwein. Ein Genuss.

Vino blanco muy frío. Una delicia.
Chilled white wine. A delight.
Gekühlt Weißwein. Ein Genuss.

Los camareros fueron encantadores, simpatiquísimos y unos fantásticos consejeros gastronómicos que nos ayudaron a elegir tanto platos como cantidades. Además, uno de ellos nos estuvo contando que el dueño del restaurante es un productor de cine reconvertido a hostelero. Me hizo gracia.

¿Y cuál fue el precio de esta estupenda cena? Pues 62’90€, es decir unos 32€/cabeza. Me parece un precio más que aceptable, pues incluye platos de pescado y marisco y botella de vino.

La conclusión es sencilla: restaurante de decoración acogedora; con servicio cercano, atento y honesto, buena cocina de mercado sin florituras; precios más que justos y vinos bien servidos. La oferta de medias raciones me parece excelente. Ambiente pijín. Seguro que volveré.

The conclusion is simple: warmly decorated restaurant, with approachable, attentive and honest staff, good market food without frills, prices more than fair and fine served wines. The possibility to order half portions is simply wonderful. Posh environment. I will be a frequent costumer.

Die Schlussfolgerung ist einfach: freundlich eingerichteten Restaurant mit ansprechbar, aufmerksam und ehrlich Personal, gutes Markt Essen ohne Schnickschnack und erlesene diente Weine mit mehr als angemessene Preise Die Möglichkeit, halbe Portionen zu bestellen scheint wunderbar. Schicke Umwelt. Ich werde eine wiederholte Kunde.

Y para que lo conozcáis y podáis reservar, aquí os dejo su tarjeta.

Tarjeta, para que reservéis. Card for you to book. Card für Sie zu buchen.

Tarjeta, para que reservéis.
Card for you to book.
Card für Sie zu buchen.

¡¡¡Sed buenos y felices!!!



Categorías:informal / de diario / tapas, M - Madrid, Marisco, RESTAURANTES POR ZONA Y PRECIO, resultado de un antojo culinario, S - Salamanca, Sal - 25-35€, SI TU PLAN ES..., una cena romántica

2 respuestas

  1. Estuvimos el pasado fin de semana y nos encantó! Volveremos. Mil gracias Ingrid por esa guía tan útil 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

tiroalplato

Acertar donde comer

¡A tomar por mundo!

La vuelta al mundo low cost

Te Veo en Madrid

Blog con recomendaciones para salir en Madrid - Restaurantes, Moda, Ambientes con Encanto & Mucho Más ...

El cuaderno de Rachel.

RESTAURANTES,VIAJES,TIENDAS.

A %d blogueros les gusta esto: