Mérimée


Cuando hablamos de Mérimée no sólo lo hacemos  del escritor francés autor de “Carmen“, sino además de un fantástico restaurante de la calle Fuencarral. Uno de mis favoritos. Y sin duda, de los mejores en cuanto a calidad-precio se refiere.

Conocí este lugar cuando empecé a salir con Edu, y las veces que hemos intentado volver estaba lleno (nota: recordad reservar). Por algo será. Pero el otro día tuve suerte al ir con Ana, y pudimos reservar en el momento a través de “El Tenedor” (tienen una oferta del 40% en carta). De todas formas, al final vimos tan apetecible y bien de precio el menú degustación que pasamos de la oferta y optamos por él.

Desde ya os digo que vais a ver un enfoque nuevo en mis fotos: los platos me inspiraron tanto que hice muchísimas, así que para no agobiaros con tantas, he decidido hacer diferentes collages.

La entrada ya nos invita a conocer el local, pues tras su cristalera puede verse la cuidada decoración.

Entrada del local. Invita a entrar cuando miras a través del cristal.

Entrada del local. Invita a sentarse cuando miras a través del cristal.
Entrance.
Eintritt.

Una vez dentro, puede observarse mejor el mimo que se ha puesto al decorar este restaurante. Decoración moderna, pero acogedora e íntima con una iluminación suave, sin ser demasiado oscura. También me gustan mucho las paredes, decoradas en 3D y varios tonos.

Parte de arriba del local. Arriba: pared 3D. Izquierda y derecha: fotos del local desde diferente perspectiva.

Parte de arriba del local.
Arriba: pared 3D.
Izquierda y derecha: fotos del local desde diferente perspectiva.

El sótano también está bien aprovechado, y con una decoración diferente y más “cañera”. Han sabido conservar la esencia de la antigua coctelería que había antes. De todas formas, el jefe de sala -amabílisimo- nos advirtió de que es muy ruidoso, por lo que conviene reservar arriba.

Sótano, con decoración más moderna. Arriba: zona de mesas Abajo: barra de cóctels

Sótano, con decoración más moderna.
Arriba: zona de mesas
Abajo: barra de cóctels

Como ya os he adelantado, nos pedimos un menú degustación y, en concreto, el “Carmen” (25€/cabeza sin bebidas). 6 platos y 2 postres. Creo que no pudimos elegir mejor.

El primer plato del que os voy a hablar es el salteado de gambón y verduras de temporada. El gambón era bien sabroso y las verduras estaban fántasticamente hechas, con un poquito -creo- de salsa de soja. Una delicia. El único “pero” es que el gambón conservaba su cola y, como en el sushi, yo preferiría que me lo dieran pelado entero. Aunque, como digo siempre, para gustos, colores.

Salteado de gambón y verduras de temporada. Gambón sabroso y verduras tiernas y perfectamente cocinadas.

Salteado de gambón y verduras de temporada.
Gambón sabroso y verduras tiernas y perfectamente cocinadas.
Sauteed prawn and seasonal vegetables.
Sautierte Garnelen und Gemüse der Saison.

Las berenjenas crujientes con salmorejo y virutas de jamón ibérico eran sencillamente formidables. Las berenjenas eran finas y estaban magníficamente fritas (por si os interesa, el camarero -muy simpático y atento- nos contó que el truco está en cortarlas por la noche y dejarlas sumergidas en leche hasta que se frían al día siguiente) . El salmorejo realmente no era tal, sino que era más bien un gazpacho sin agua (un buen salmorejo cordobés lleva mucho más pan y aceite), pero iba fenomenal con las berenjenas, aportando un toque fresco de lo más agradable.

Berenjenas con salmorejo. Finísimas y fantásticas.

Berenjenas con salmorejo. Finísimas y fantásticas.
Eggplant with salmorejo.
Auberginen mit Salmorejo.

El festín continuó con un plato de mini hamburguesas variadas, a cada cual más buena. Cada una tenía un queso diferente (de cabra, parmesano, y otros que no supe reconocer) y algo (jamón, cebolla confitada…) que las hacía únicas. Todas buenísimas y hechas al punto.

Mini hamburguesas. Todas diferentes, sabrosas, con buena carne y hechas al punto.

Mini hamburguesas. Todas diferentes, sabrosas, con buena carne y hechas al punto.
Mini burgers.
Mini-Burger.

Tras las hamburguesas nos trajeron unos huevos rotos con jamón ibérico y paté de trufa que estaban cantarles. A primera vista, me parecieron algo secos, pero cuando mezclabas, se quedaban absolutamente perfectos. Y el paté de trufa estaba en la cantidad justa para no matar el sabor de los demás ingredientes. Una gozada de plato.

Huevos rotos antes y después de mezclarlos. Magníficos.

Huevos rotos antes y después de mezclarlos. Magníficos.
Fried potatoes, fried eggs, iberian ham and truffles.
Pommes frites mit Spiegelei, iberischen Schinken und Trüffel.

Después le tocó el turno al tataki de atún rojó marinado en salsa sambaizu -una salsa parecida a la soja, pero más suave y consistente- con terrina de shari -un arroz que al principio parece muy hecho, pero cuyo núcleo está al dente-. Lo cierto es que el tataki era muy escaso, consistiendo en dos lonchitas de atún, pero perdonamos la escasez por la abundancia de platos del menú, y porque estaba estupendo. La salsa le iba al pelo y la presentación me pareció original, aunque quizás hubiera puesto menos arroz y más atún para que el plato quedara proporcionado. El sabor era bueno.

Tataki desde distintas perspectivas. Escaso de atún, pero el que había era bueno.

Tataki desde distintas perspectivas. Escaso de atún, pero el que había era bueno.
Tataki with shari.
Tataki mit shari.

Por último nos trajeron una presa ibérica con patatas asadas al tomillo limonero (aunque no sé qué es lo que diferencia a este de otros tomillos, la verdad). Otra vez, era un plato que me habría dejado con hambre si se hubiese tratado de un plato único, pero con tanto como habíamos comido hasta ahora, me pareció que estaba en la medida perfecta. Carne buena y estupendamente hecha y las patatas estaban sencillamente fantásticas.

Presa ibérica con patatas asadas. También había alguna verdurita. Un plato excelente.

Presa ibérica con patatas asadas. También había alguna verdurita. Un plato excelente.
Iberian pork shoulder with roasted potatoes.
Iberische Schweinelende mit Bratkartoffeln.

Y ya vienen los postres, que probamos pero no pudimos terminar, no por malos, sino por falta de capacidad estomacal. El primero fue “Carmen“, un fino brownie acompañado de una ligera mousse de chocolate y una “galleta” de crocanti que era lo mejor del plato. Me gustó mucho, pero creo que es un plato para gente más chocolatera que yo.

"Carmen", nuestro primer postre. Bueno, pero demasiado chocolate para mí.

“Carmen”, nuestro primer postre. Bueno, pero para chocolateros sin medida.
“Carmen”: brownie, chocolate mousse and praline.
“Carmen”: Brownie, Mousse au Chocolat und Praliné

Terminamos la comida con un “Blueberry Cheesecake“. Delicioso, ligero y un equilibrio perfecto de sabores. Estuve a punto de llorar al dejármelo casi entero por no poder más (podría haber forzado la máquina, pero estando a dieta me parecía feo).

Blueberry Cheesecake. Estupendo.

Blueberry Cheesecake.

Alimentos terminados.

Ahora toca deciros unos detalles que me gustaron mucho: para empezar, que después de la comida, el jefe de cocina se pasó a preguntarnos -a todas las mesas- cómo había estado todo; además, nos dejaron tener una sobremesa todo lo larga que quisimos (odio que te traigan la cuenta cuando no la has pedido); y el servicio fue atentísimo y cercano, pero siempre educado-

Conclusión: es verdad que hay restaurantes en los que se puede comer mejor (Sacha, La Paloma…), pero la relación calidad-precio de este restaurante es imposible de superar, pues la calidad es fantástica y los precios más que razonables (pagamos 60€ en total, 30€/cabeza) . El servicio insuperable, y la decoración muy agradable. Me quedé con ganas de probar los cócteles, porque vi pasar un mojito que tenía un pintón. Sin duda, pienso volver.

Conclusion: It is true that there are restaurants where you can eat better (Sacha, La Paloma …), but the value of this restaurant is impossible to overcome, as the quality is fantastic and prices more than reasonable (total paid 60€, 30€/head). The service was superb, and the decor very nice. I was eager to try their cocktails, because I saw a very “good-looking”  mojito… I’ll definitely come back.

Schlussfolgerung: Es ist wahr, dass es gibt Restaurants, wo man besser essen kann (Sacha, La Paloma …), aber der Wert dieses Restaurant ist unmöglich zu überwinden, als die Qualität ist fantastisch und die Preise sind mehr als angemessen (insgesamt zahlten wir 60€, 30€/Person). Die Kellern waren super und die Innenausstattung sehr schön. Ich wollte immer die Cocktails probieren, als ich sah ein sehr “good-looking” Mojito… Ich werde sicher wiederkommen.

Y para que vayáis vosotros, aquí os dejo su tarjeta:

Merimee_tarjeta

¡¡¡Sed buenos y felices!!!



Categorías:C - Centro, C - Comida Internacional, Cen - 25-35€, informal / de diario / tapas, M - Madrid, Mezclas interesantes, RESTAURANTES POR ZONA Y PRECIO, SI TU PLAN ES..., Tomar una copa/caña, una cena romántica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

tiroalplato

Acertar donde comer

¡A tomar por mundo!

La vuelta al mundo low cost

Te Veo en Madrid

Blog con recomendaciones para salir en Madrid - Restaurantes, Moda, Ambientes con Encanto & Mucho Más ...

El cuaderno de Rachel.

RESTAURANTES,VIAJES,TIENDAS.

A %d blogueros les gusta esto: