El rincón de Gredos (Gredos)


Ya os dije que se merecía una entrada. Pero hasta hoy no he encontrado tiempo. Os voy a hablar de “El Rincón de Gredos”, un restaurante que he calificado como “honesto”. Y la honestidad empieza en el nombre, pues ya te dice que está en Gredos, que no es poco.

Se trata de una pequeña casita a un par de kilómetros del Parador. La verdad es que por fuera lo ves y no es gran cosa: típico restaurante de pueblo (y no os equivoquéis, que adoro los pueblos y la cercanía, en general, de sus habitantes). Pero la atmósfera cambiaba al entrar: seguías en una casa de pueblo, pero tan entrañable que te hacía sentir feliz. Y me recordaba un poco a los restaurantes típicos alemanes, con las paredes de madera. A nosotros nos pusieron en un rinconcito, porque estaba todo muy lleno, así que sólo pude hacer foto de nuestra parte:

Pero vayamos a lo que importa: la comida y el servicio.

El servicio no podía ser mejor: te atendía una abuelita castellana con una sonrisa de oreja a oreja. Encantadora. Tanto que, al irnos con media botellita de tinto y un par de chupitos en el cuerpo, nos preguntó que qué nos había parecido su restaurante y no pude contenerme y le dije que lo mejor era ella. Sí, estoy muy loca.

En cuanto a la comida, era muy sencilla, sin engaños y con una materia prima inmejorable. Nos pedimos unas croquetas de boletus (en la foto faltan dos, porque hay veces que se me olvida que tengo un blog) y unos huevos con trufa, jamón y patatas (en la foto ya están revueltos, de nuevo por mis olvidos). Las croquetas (o “cocretas”, según la tierna abuelita) estaban algo insípidas, la verdad, pero los huevos eran impresionantes.

De segundo, cada uno nos pedimos un plato. Yo estuve dudando hasta el último momento entre un revuelto de morcilla con piñones que tenía una pinta maravillosa o un solomillo. Opté por el solomillo por recomendación de la adorable ancianita, cómo no. Edu lo tuvo claro desde el principio y se pidió un buen chuletón.

Como podéis ver, los dos platos tenían un tamaño más que considerable y no estaban adornados con ningún tipo de tontería: lo importante era la carne y así se veía claro. Carnaza impresionante, que luego tenía un precio alto, pero justo.

Lo regamos todo con un crianza estupendo, Cune.

Como nos suele pasar, quedamos tan llenos que no pudimos pedir postre. Edu se pidió un Pedro Ximenez y a mí la encantadora abuelita me trajo un poleo que plantaba en su jardín y todo un surtido de licores para que tomara el que más me apeteciera.

¿Cuál fue el precio de esta comilona? 92€, con vino incluido. Sinceramente, creo que un precio justo para todo y lo bien que comimos.

Un restaurante sin tonterías, donde lo que importa son los buenos productos y no lo adornados que estén. ¿Y que os puedo decir del servicio? INMEJORABLE. Os lo recomiendo. Y si vais, saludad a la dueña de mi parte ;-)

Aquí os dejo su web, donde tienen todos los datos: http://www.elrincondegredos.es/

¡Sed buenos y felices!



Categorías:Uncategorized

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

tiroalplato

Acertar donde comer

¡A tomar por mundo!

La vuelta al mundo low cost

Te Veo en Madrid

Blog con recomendaciones para salir en Madrid - Restaurantes, Moda, Ambientes con Encanto & Mucho Más ...

El cuaderno de Rachel.

RESTAURANTES,VIAJES,TIENDAS.

A %d blogueros les gusta esto: