Adolfo (detalles)


Para quien no lo sepa (imagino que pocos) “Adolfo” es un mito de la hostelería. Y lo que pasa cuando vas a comer a un restaurante mítico es que tienes tantas cosas en las que fijarte que cuando vas a escribir sobre él no puedes hacerlo en un solo artículo, porque se te queda corto.  Por eso he decidido escribir dos posts: uno sobre los detalles que hacen de este restaurante uno de los mejores de España y otro sobre la Sra. Comida que nos dimos para celebrar el cumpleaños de mi madre.

La primerísima ventaja que tiene “Adolfo” es que está en pleno centro de una ciudad tan única como Toledo. ¡Ahí es ná! Pero bueno, Córdoba también es una preciosidad y no tenemos allí un restaurante como este.

El nombre de la calle donde está es algo que siempre me ha hecho mucha gracia, aunque no sea mérito suyo.

¡Me pirra el nombre de la calle!

¡Me pirra el nombre de la calle!

Pero ya me dejo de rodeos y os cuento cosas del restaurante.

El primer detalle que me gusta está ya en la entrada: la cocina está a la vista. Estos señores no tienen nada que esconder, todo impoluto, brillante, reluciente y apetitoso.

Cocina a la vista. Siempre da mucha tranquilidad.

Cocina a la vista. Siempre da mucha tranquilidad.

Pero no os penséis que nos ponen a comer aquí en medio. Esto es “sólo” el recibidor. Luego te pasan a comer al patio de una antigua casa toledana que es una auténtica preciosidad. Pero esa foto la dejaré para la segunda parte del post –Adolfo (comida).

Lo que distingue a restaurantes como “Adolfo” de otros más mediocres es el trato que dan al cliente. Una auténtica gozada.

El primer detalle que me encanta es la mantelería (de lino), la vajilla y la cubertería, un canto al buen gusto y al art de vivre. Cada bajoplato diferente y todos bien bonitos. Una mesa bien puesta es un placer en sí mismo y predispone al comensal a disfrutar de la comida. Eso es exactamente lo que hicimos nosotros: disfrutar como enanos.

Con una mesa tan bien puesta, el placer de comer se sublima.

Con una mesa tan bien puesta, el placer de comer se sublima.

Hasta el hielo de las bebidas tenía algo especial… era redondo.

Hielo redondo. Pequeños detalles que te hacen la comida todavía más agradable.

Hielo redondo. Pequeños detalles que te hacen la comida todavía más agradable.

Volviendo a la foto de la mesa, en la parte superior derecha hay una especie de platito cuadrado algo cóncavo en el que nos pusieron un aceite de Toledo que, a pesar de ser yo una firme defensora del aceite andaluz, debo reconocer que era soberbio.  He aquí otra cosa que me gusta de Adolfo: en la medida de lo posible, patrocina los buenos productos de su tierra.

¡Me encanta que sirvan aceite en vez de mantequilla! Más sano y más nuestro.

¡Me encanta que sirvan aceite en vez de mantequilla! Más sano y más nuestro.

Evidentemente, el aceite no iba solo, sino acompañado de dos tipos diferentes de pan. El pan de cristal es gracioso de aspecto, pero incómodo de comer -genera muchas migas- y casi aire. Yo me quedo con el de pasas, calentito y con miga, como el toda la vida.

Pan de cristal y de pasas.

Pan de cristal y de pasas.

Como en la mayoría de todos los buenos restaurantes (entre otros, lo hacen en “La Paloma” y en “El Comité“, pero de forma más escasa), te sirven unos magníficos aperitivos mientras esperas a que te llegue el primer plato.

Lo primero que nos sirvieron fue una especie de pan enroscado a modo de ensaimada con un poquito de tomate y especias que te recordaban al sabor de la pizza. Tierno y sabroso. Todo un acierto para abrir boca.

Primer aperitivo. Delicioso.

Primer aperitivo. Estupendo para ir abriendo boca.

Seguimos con un aperitivo igual de sencillo que delicioso: unas buenas aceitunas aliñadas y unas verduras fritas fantásticas:

Más aperitivos.

Más aperitivos.

Antes de servirnos los primeros nos dieron otra cosa que estaba francamente buena: tartar de lubina. Tan buena que te daban ganas de decir: “sí, lo he probado. Ahora has despertado al monstruo y quiere más”:

Último aperitivo: tartar de lubina. Espectacular.

Tartar de lubina. Espectacular.

¿Y creéis que con esto se terminan los aperitivos de “Adolfo”? Yo sí lo creía. Pero lo cierto es que después de este fantástico tartar nos dieron una tacita con sopa de calabaza que estaba de vissssio.

Crema de calabaza.

Crema de calabaza.

A la sopa siguieron unos platos inmejorables que os describiré en el próximo post, porque a pesar de todas estas fotos de aperitivos maravillosos, os recuerdo que aquí sólo me estoy dedicando a los detalles y no a la comida “con chicha”, que la hay y está  ponerle no un piso, sino un palacete de los buenos.

Y sí, ya he terminado los aperitivos. Pero no por ello aquí se terminan las cosas buenas. Porque después de los postres nos trajeron unos dulces estupendos para el café consistentes en mini-tartas de limón, trufitas, almentras chocolatadas y mazapanes de Toledo. ¡¡¡Mmmmm!!! No se pueden escribir estas cosas antes de comer…

Mini-postres de lo más apetecible.

Mini-postres de lo más apetecible.

Otro detalle fantástico fue que cuando le dijimos a Carlos, el maître (fantástico profesional, cercano pero siempre educadísimo: se nota que lleva toda la vida en esto), que estábamos de celebración, nos invitó a una botella de buen champán -de la que no hice fotos- y trajo esto para mi madre:

Detalle por el cumpleaños de mi madre.

Detalle por el cumpleaños de mi madre.

Al final de la comida, Adolfo trajo una cajita de mazapanes para las señoras de la mesa. Así da gusto.

Mazapán de Toledo con el que te obsequian a la salida.

Mazapán de Toledo con el que te obsequian a la salida.

Esto en cuanto a detalles comestibles. Porque lo mejor fue pasar un buen rato de charla con Adolfo, un tipo encantador, al día y un fantástico relaciones públicas y comercial. Nos abrió una botella de vino de su propia cosecha que compartió con una pareja de mexicanos simpátiquisimos y mil veces más hedonistas que nosotros -sí, es posible-, que no dudaron en sentarse en nuestra mesa para pasar un buen rato.

¿Y qué más? Pues que la carta de vinos -a la que tampoco hice fotos- parecía un libro de los largos y de los que da gusto leer: escrita en buen papel y con una encuadernación de las de antes.

Y nosotros, que queríamos ver Toledo, salimos de comer a las seis y media de la tarde. Y ya pensamos que from lost to the river, así que nos fuimos al Parador a tomar un gin-tonic disfrutando de las vistas que ofrece una ciudad como Toledo.

Ahora, y sólo para despertar vuestra curiosidad y que estéis pendientes de la continuación de este artículo, os dejo aquí la carta:

Carta. Para que os apetezca leer la próxima entrada ;-)

Carta. Para que os apetezca leer la próxima entrada 😉

La dirección y el teléfono os las daré en la entrada de “Adolfo (comida)”, pero ahora simplemente quedáos con esta idea: merece la pena ir a Toledo sólo por comer aquí, pero es que además la ciudad es incomparable. Así que no lo dudéis y venid por aquí en cuanto tengáis oportunidad. Será una comida -o finde, si os estiráis-  de esas que se recuerdan toda la vida. Y como véis, no es sólo -pero sí en gran parte- por la comida.

Así, no me extraña que los guiris salgan de aquí cantando el Viva España.

¡¡¡Sed buenos y felices!!!



Categorías:Castilla-La Mancha, celebrar una ocasión muy especial, de terraza / azotea, M - Madrid, RESTAURANTES POR ZONA Y PRECIO, Resto de España, S - Salamanca, Sal - Más de 50€, SI TU PLAN ES..., Uncategorized

Etiquetas:

5 respuestas

  1. No sabia de esta web hasta hoy, y es sensacional! ¿Hace mucho que existe?
    Lo visitaré más todas las semanas, tiene un diseño muy agradable.

    |
    Me encanta tu blog, dan ganas de empezar a escribir .

    |
    Hola!! Podría usar una foto de este blog para Puedo usar tus imágenes para mi blog?
    No consigo fotos adecuadas para mi blog y las tuyas son estupendas.
    Muchísimas gracias!
    |
    En Este blog se usa el mismo template que tenía en el
    mío. ¿Podrías por favor decirme cómo se llamaba?
    Me desapareció y no puedo localizarlo…

    Muchas gracias!!
    |
    Muchas gracias por publicar post como este.
    |
    Me encanta el blog. Me guardo la RSS y así no perderme nada en adelante.

    |
    Es interesante la información. Ánimo con el resto de artículos.

    |
    Me gusta mucho este blog. Post así son los que
    uno espera localizar.

    • ¡Me alegro de que te guste! Llevo un año y medio con el y la verdad es que me lo paso genial escribiendo.
      Por supuesto,utiliza las imágenes que quieras. Eso si, te agradecería (aunque no tienes por qué), que pusieras que las has sacado de mi blog, para darme así un poco de publicidad 😉
      ¡Feliz Navidad!

Trackbacks

  1. Adolfo (comida) « Las cenas de Ingrid
  2. Vintage « Las cenas de Ingrid
  3. Grupo Adolfo » Blog Archive » “Merece la pena ir a Toledo sólo por comer aquí”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

tiroalplato

Acertar donde comer

¡A tomar por mundo!

La vuelta al mundo low cost

Te Veo en Madrid

Blog con recomendaciones para salir en Madrid - Restaurantes, Moda, Ambientes con Encanto & Mucho Más ...

El cuaderno de Rachel.

RESTAURANTES,VIAJES,TIENDAS.

A %d blogueros les gusta esto: